Mi salud es vida

Otro sitio realizado con WordPress

La molestia del reflujo gástrico

El reflujo gástrico ocurre durante el paso del contenido del estómago hacia el esófago. Normalmente esto no debería pasar nada perjudicial, ya que el esfínter actúa como válvula y no permite el tránsito indebido, más cuando esta válvula no funciona correctamente, es cuando el malestar se hace presente, trayendo como consecuencia diferentes síntomas, que se evidencia generalmente como una molestia avisando que se tiene un reflujo gástrico.

Todo aquel problema que aumente la presión que realices en el abdomen puede causar reflujo, tal como: Obesidad, embarazo y algún esfuerzo físico, como también, algunos factores dietéticos. Una persona sana también puede sufrir de reflujo gástrico, cuando el jugo gástrico afecta a la mucosa del sistema digestivo es cuando se produce inflamación del esófago.

Síntomas del reflujo gástrico

  • Pirosis: Sensación de quemazón o dolor a nivel del esternón, las comidas en abundancia pueden ser causa.
  • Regurgitación: Puede aparecer un material agrio del mismo reflujo en la boca, también trayendo dificultad para tragar.

Además de estos síntomas comunes puedes sufrir de: Eructos, dolor abdominal, sentirse mal después de comer, hipo, nauseas y hasta vómito.

  • Molestias en faringe, laringe.
  • Puede aparecer tos nocturna.
  • Hemorragia en el esófago.

 

El reflujo gástrico puede tener sus complicaciones, entre ellas:

  • Esofagitis leve y erosiva. Es cuando las defensas normales de la mucosa del esófago son incapaces de aguantar el ácido del reflujo gástrico, lo que puede causar lesiones.
  • Cuando es leve, son algunos daños microscópicos porque se infiltran elementos en la mucosa. Cuando es erosiva, la mucosa se ve dañada y enrojecida, creando úlceras molestosas.

También otras condiciones como:

Estenosis, úlcera esofágica, hemorragia digestiva, esófago de barret.

Tratamiento reflujo gástrico

Se recomienda para el reflujo gástrico, modificar el estilo de vida, así como restringir algunos fármacos.

  • Dormir con más almohadas, disminuir el peso de tu cuerpo, evitar prendas que compriman el abdomen y procurar alimentarse sanamente.
  • Eliminar el tabaco, café, alcohol y demás alimentos perjudiciales.

Productos como antagonistas de los receptores h2 (Cimetidina, ranitidina, famotidina) como la bomba inhibidores de la bomba de protones como Omeprazol, pantoprazol, lansoprazol y rabeprazol cuando está avanzado.

En algunos casos se aplican cirugías como: Operación de Nissen, Técnica de Belsey-Mark, Técnicas de Collins, Técnica de hills.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.