Mi salud es vida

Otro sitio realizado con WordPress

¿Es posible curarse de la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es debida a que el organismo deja de producir lactasa, una enzima que se encarga de digerir el azúcar de la leche. En algunos casos, la persona nace sin estos enzimas, lo que supone que no va a poder digerir nunca la lactosa. Sería un caso de intolerancia de nacimiento y para toda la vida, la menos común de todas las intolerancias.

Otras personas, con el paso del tiempo dejan de desarrollar lactasa. Esto puede ser debido a muchas causas, a veces a que la persona deja de tomar lácteos durante mucho tiempo y su intestino interpreta que ya no necesita producir las enzimas. Pero lo habitual es que sea debido a problemas en la flora intestinal.

La intolerancia puede tener muchos grados, la mayoría de los intolerantes pueden consumir pequeñas porciones de lácteos o aquellos que, como el yogur, tienen menos cantidad de azúcares. En estos casos, consumir algún tratamiento para la flora intestinal contribuirá a que se digiera mejor la lactosa.

En los casos en los que la intolerancia es debida a un fármaco o a una enfermedad, puede ser transitoria y por tanto, totalmente reversible. Tratar a tiempo el intestino y ayudarle a recuperarse con probióticos y prebióticos es clave para que pueda volver a tolerarse la lactosa.

Tratamientos para ayudar a tu intestino

Tanto si tu intolerancia se puede revertir como si tienes que aprender a convivir con ella, los probióticos y los prebióticos son tus aliados. Te ayudarán a mantener la flora intestinal en buen estado y fuerte. Esto es un gran apoyo en el caso de que tu intolerancia sea superable, pero también es la mejor manera de minimizar los síntomas en el caso de una intolerancia permanente.

Muchas personas con intolerancia a la lactosa tienen su flora intestinal en mal estado debido a diarreas, gases y malas digestiones ocasionadas por su problema, lo que hace que sean mucho más permeables a enfermedades y otros problemas. La salud de la flora intestinal es clave para la salud en general.

Tratamientos preventivos

Un momento en el que el intestino es especialmente vulnerable es cuando se viaja. Cualquier persona con un sistema digestivo muy saludable acaba sintiendo los efectos del cambio de hábitos y de las comidas fuera de casa, para cuanto más alguien que suele tener problemas con determinados alimentos.

Comer fuera de casa implica tener que extremar las precauciones, ya que no sabes si los productos que te sirven pueden tener lactosa oculta. Para prevenir malestar que puede arruinar las vacaciones hay dos cosas que se pueden hacer:

-Tomar pastillas de lactasa con cada comida. La lactasa es la enzima que no producen, o producen en cantidad insuficiente, los intolerantes a la lactosa. Esta se vende en comprimidos o cápsulas en la farmacia. Tomadas antes de las comidas ayudan a prevenir posibles despistes.

-Tomar un producto que ayude a la flora intestinal. Los prebióticos ayudan a mantener en forma la flora intestina y a conseguir mejores digestiones evitando problemas como los gases o la pesadez. En DrKu econtrarás soluciones para la intolerancia a la lactosa como Flora Diez, especialmente pensada para el intestino de las personas con intolerancias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *