Mi salud es vida

Otro sitio realizado con WordPress

Consejos para tener una salud de hierro y resistir la crisis de forma correcta

En plena crisis hemos comprobado cómo los problemas no solamente se han ocasionado por culpa de la situación económica (paro, poco dinero, ahorros gastados en vivir, etc.), sino que encima nos hemos dado cuenta de una cuestión bastante dolosa: los problemas financieros han puesto de manifiesto que las emociones y la mente se han debilitado y han quedado dañadas. Por eso el mejor antídoto para ello, es tener una salud de hierro, bien garantizada y sobre todo a prueba de problemas más peliagudos que los meramente económicos.

Lo primero que tendríamos que tener en cuenta es que el interior, al igual que el exterior, debe estar en el mejor estado posible. Así que, no es ninguna tontería que revisemos nuestras emociones y las cuidemos. ¿De qué manera? Pues a través de profesionales del tipo www.psicologosgranvia.com y similares. De esta forma, podremos revisar nuestro interior y descubrir aquellos problemas más acuciantes que pueden estar acechándonos.

Por otra parte, cuidar del exterior también es una obligación. Hablamos de esos momentos en los que un dentista, un oculista o un traumatólogo llevan a cabo una revisión y nos dicen cómo estamos y qué hemos de hacer para afrontar un dolor articular, un fallo en la vista o unos dientes picados. Se trata de lograr que ninguna situación adversa nos complique la existencia.

Pero es que además, si a pesar de la prevención, los problemas terminan apareciendo, hemos de saber cómo afrontarlos. Y para ello, debemos tomar una situación clara, como por ejemplo prevenir situaciones de riesgo (fuera tabaco, alcohol o comida basura), hacer algo de deporte y sobre todo vivir de manera inteligente y sana.

También importa, y no poco, desesperarse con situaciones que nos lleven al paroxismo. Si estamos en paro conviene no perder los nervios ni los estribos, porque si lo hacemos al final terminaremos por estresarnos, lo que nos llevará a vivir más penosamente, lo que nos procurará problemas futuros… En definitiva, tendremos un devenir mucho más complicado.

Y por supuesto, no dudes ni por un momento en decirles a los tuyos lo que te pasa. No hay nada peor que el que tus familiares tengan que enterarse de que tienes problemas serios por fuera. Así que ábrete a ellos, coméntales lo que te ocurre, porque puede ser que te puedan prestar una mano. Ojo, no estamos diciendo que si no tienes trabajo tus padres, tus hermanos, tus tíos o tus primos vayan a encontrártelo, o vayan a darte dinero. Pero sí que estarán ahí para prestar su ayuda, para decirte cómo hacer las cosas y para convencerte de que se puede triunfar si tenemos tranquilidad en nuestra vida. Así que comienza a vivir más sanamente a pesar de los efectos perniciosos de la crisis, seguro que tu salud te lo agradecerá enormemente.

 

guiapsicologosnuevo (1)

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *