Mi salud es vida

Otro sitio realizado con WordPress

¿Cómo diferenciar un infarto de un dolor torácico común?

La mayoría de los dolores en el pecho se deben a motivos muy comunes y banales, casi siempre de origen osteomuscular. Solo en casos muy contados la causa del dolor puede ser un motivo grave e incluso llegar a ser un riesgo la salud a largo plazo. Como esto no puede afirmarse completamente sin conocimientos médicos, se aconseja acudir lo antes posible a un centro de salud ante cualquier dolor torácico. Sin embargo, y para aliviar angustias de estos momentos que tanto nos asustan, conviene recordar que “las estadísticas juegan a nuestro favor” y que la probabilidad de padecer una enfermedad peligrosa es baja (salvo en algunos pacientes que tengan factores de riesgo cardiovascular, como; exceso de colesterol, hipertensión arterial, tabaquismo, sobrepeso, diabetes, entre otros).

Existen ciertas características y síntomas que nos permiten distinguir de forma sencilla los diferentes dolores de pecho y sus causas:

  • Dolor pleurítico: Se debe a una inflamación directa de la pleura (pleuritis) o a una enfermedad pulmonar (neumonía, neumotórax, etc). Se trata de un dolor agudo que aumenta con los movimientos respiratorios y con la tos (estos movimientos hacen rozar las pleuras que cubren los pulmones entre si produciendo dolor). Se suele definir como una puñalada en un punto fijo.
  • Dolor bronquial: Se presenta en casos de bronquitis aguda, puede sentirse como una “quemazón” o dolor sordo detrás del esternón (en el centro del pecho) que aumenta con la tos.
  • Dolor isquémico: Ocurre cuando se produce una falta de oxigeno a nivel del musculo cardiaco (angina de pecho). Dicho dolor suele estar desencadenado por un aumento en el trabajo cardiaco producido por el ejercicio físico, comer en cantidad, estrés emocional fuerte, etc. Normalmente el dolor se calma al dejar de hacer lo que lo produce. Los pacientes lo describen como una pesadez o como una sensación de ahogo.
  • Dolor del pericardio: Se produce por la inflamación de la capsula que rodea el corazón, producida normalmente por infecciones, raras enfermedades autoinmunes o tumores de gravedad. Se trata de un dolor en el esternón (en el centro del pecho), que aumenta al inspirar profundamente y con la tos.
  • Dolor digestivo: Se presenta en las zonas altas del abdomen, debido a nerviosismo, acidez, espasmos, etc., producen un dolor en el centro del pecho. Las enfermedades como ulceras y gastritis pueden producir molestias parecidas en algunas ocasiones, aunque estas se calman al tomar algún antiácido, cosa que no ocurre en el dolor cardiaco o respiratorio.

Como verán existen muchos tipos de dolores torácicos, no siempre son producto de un ataque cardiaco. Sin embargo, es importante que al sentir un dolor torácico o alguna molestia fuerte se dirija rápidamente al centro de salud más cercano.

 

WMCOL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.