Mi salud es vida

Otro sitio realizado con WordPress

Beneficios del pan integral

Cuando te planteas comer sano, una de las primeras medidas a adoptar es modificar hábitos alimentarios y comprar cereales integrales en lugar de los tradicionales, blancos. Pan, pasta, arroz harinas y cereales de desayuno los reemplazamos por su versión entera y menos refinada.

Sin embargo, es importante que no pases por alto el consumo de los demás macronutrientes: proteínas y grasas. Si eres atleta y te es muy complicado alcanzar la ingesta diaria de las primeras puedes optar por la suplementación deportiva, una opción de calidad que hace que cumplas los requisitos mínimos diarios de forma óptima.

Te resumimos en dos razones el porqué, y por qué la fibra es tan beneficiosa para el cuerpo.

1) Evita que tengas hambre a corto plazo

Los cereales son muy ricos en hidratos de carbono, que están compuestos por polisacáridos, principalmente almidones (que se componen a su vez de muchas moléculas de glucosa unidas). El cuerpo, para separar esas moléculas de glucosa y hacer que pasen del intestino a la sangre, tiene que emplear cierta cantidad de energía.

Los cereales blancos están sometidos a un proceso industrial que elimina la fibra del mismo cereal para darle una textura más suave y fina. Esto produce que, cuando el cuerpo lo está digiriendo, pase mucho más rápido a la sangre y los niveles de glucosa se eleven. Esto produce una sensación de saciedad a corto plazo, pero en cuanto el cuerpo se recupera -mediante la respuesta insulínica-, y toda esa glucosa ha pasado a las células, el cerebro vuelve a tener la “necesidad” de nuevos aportes de glucosa. De ahí que, poco después de comer alimentos ricos en azúcar o en cereales procesados, volvamos a sentir necesidad por comer.

2) Mejora tu tránsito intestinal

La fibra es una parte de los alimentos que el cuerpo no es capaz de absorber. Del mismo modo que la ingerimos, la expulsamos. Esto ayuda a que esa materia no digerible, arrastre sustancias de desecho del interior de nuestro organismo y se expulsen de una forma mucho más rápida. Es por este motivo, que cuando seguimos una dieta equilibrada y con un aporte adecuado de fibra, vamos al baño con mayor regularidad y nos sentimos menos hinchados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *